Cómo hacer jabones ecológicos caseros?



Cómo hacer jabones ecológicos caseros Proceso en frío para fabricar jabón en casa


El proceso en frío para fabricar jabones caseros constituye una forma excelente de aprovechar el aceite que se deshecha después de la fritura, al mismo tiempo que se protege el medio ambiente, evitando la contaminación que estas grasas producirían, de otro modo, en los lechos de mares y ríos. Colabora con la ecología y contribuye con tu bolsillo, aprendiendo esta simple receta de jabón ecológico casero.

Si pones en práctica esta receta para hacer jabones ecológicos caseros, no sólo estarás contribuyendo con tu economía hogareña, sino que estarás protegiendo el medio ambiente. Aunque te parezca sorprendente el aceite que deshechas de la fritura, puede llegar a dañar gravemente el lecho de los ríos y mares, donde vaya a parar, afectando la vida de peces y plantas acuáticas. Esta es una manera ideal de reutilizarlo, cuidando la ecología y conservando tu dinero.
 Cualquier aceite de cocina usado sirve para hacer jabones ecológicos caseros mediante el proceso en frío, si previamente lo cuelas.
Recomendaciones:
Trabaja en un ambiente bien ventilado.
Usa guantes y gafas protectoras, ya que la soda caústica es un material muy corrosivo, que no debe entrar en contacto con tu piel.
No utilices recipientes metálicos para realizar la preparación y revuelve la mezcla con la ayuda de un palo.

Receta para hacer jabón ecológico casero
Ingredientes
aceites usados y colados, 2 1/2 litros agua, 2 1/2 litros soda caústica, 1/2 kilo
Preparación
Diluye la soda cáustica en el agua, agregándola lentamente y con mucho cuidado ya que puede producir vapores muy tóxicos. Se producirá una reacción química que liberará calor y que necesitará algunas horas para enfriarse. A este preparado se lo conoce como lejía caustica. Vierte lentamente el aceite sobre la lejía cáustica, removiendo en forma constante y en el mismo sentido, para evitar que se corte el jabón. Calienta la mezcla en un recipiente hasta alcanzar la temperatura de ebullición y mantiene durante dos horas para que se produzca la saponificación. Agrega los colorantes naturales y los aceites esenciales para aromatizar los jabones, cuando la mezcla baje a la temperatura de 40ºC. Vuelca en los moldes y deja endurecer durante aproximadamente un mes.
Read more →

Como hacer paneles solares caseros?



Sabiendo la importancia que tiene la conservación del medio ambiente y que podemos hacer uso de energías alternativas, en El blog verde os traemos ahora,dos propuestas para hacer tus primeros pasos en energía solar: paneles solares caseros para calentar agua y lámparas solares con botellas.

La idea es que, utilizando materiales muy sencillos y accesibles, y con unos pocos minutos de armado podremos hacer un pequeño experimento casero para ver cómo construir un panel solar casero.
Construir panel solar casero: Para construir nuestro panel solar, tan solo hacen falta unos cuantos materiales, fáciles de conseguir, y que podremos aprovechar para conseguir un poco de energía solar, que como bien sabes además de ser gratuita, no necesita mantenimiento y podemos disfrutar de ella todo el año. Y es que en este punto, cuando crece la conciencia sobre las consecuencias nocivas para el medio ambiente de la utilización de los combustibles fósiles, es hora de pensar seriamente… ¿por qué no utilizar de forma casera la energía del sol para obtener corriente eléctrica o calentar el agua?. Un buen principio puede ser construir un dispositivo para captar energía solar térmica, pues a pesar de tener una capacidad y uso bastante limitada, es una forma de introducirnos en la vital idea del aprovechamiento de las energías renovables. Y puede ser una herramienta muy útil para trabajar con nuestros hijos, hermanos pequeños, o alumnos… después de todo serán ellos quienes en pocos años sean los consumidores de una energía -esperamos- mucho más limpia. Cómo construir paneles solares caseros Materiales para fabricar paneles caseros Una caja de cartón grueso. Una botella de plástico de 1,5 o 2 litros. Papel de aluminio. Papel celofán. Pintura negra.



 Pasos para construir paneles solares caseros 
1) Enjuaga varias veces la botella, y una vez seca se pinta exteriormente de negro. 
2) Coloca a la caja de cartón grueso paredes oblicuas de forma que al apoyar la botella en el fondo quede prácticamente inmovilizada. 
3) Forra el fondo y los laterales internos de la caja con papel de aluminio, y pégalo con adhesivo o con cinta. 4) Llena la botella hasta sus ¾ partes, y comprímela para que el agua llegue al tope. 
5) Tápala con firmeza y colócala dentro de la caja. Luego cubre toda la botella con papel de celofán, y pégala con cualquier cinta adhesiva. 
6) Ahora coloca la caja orientada hacia el norte e inclinada 45º respecto al suelo, para aprovechar así mucho mejor los rayos solares. En algunas horas (aproximadamente entre 2 a 5 horas), tendrás agua lo suficientemente caliente como para prepararte una buena bebida caliente. Otras formas de aprovechar en casa la energía solar:



Si os ha gustado este experimento para aprovechar la energía solar, este os gustará también. Se trata de un muy simple sistema de lámparas solares que se basa tan sólo en el uso de una botella con agua! Y es más que una idea, puesto que en diferentes comunidades de México y Filipinas ya se está usando para proveer iluminación (durante el día) en los interiores de viviendas precarias que no poseen energía eléctrica. En estas casas, cuyos techos son metálicos, se realiza un agujero en el cual se inserta una botella de plástico (del tipo de coca-cola) llena de agua y con apenas un poco lejía (para impedir que se pudra el agua). Así, la botella se coloca en el techo de la vivienda e inmediatamente la luz solar -al atravesar el agua- se difracta, emitiendo luz en todas direcciones, e iluminando la habitación. Podéis imitar el mismo procedimiento -a modo de experimento- con una botella más pequeña dentro de una caja grande para que los niños vean cómo funciona esta sencilla técnica de aprovechamiento de la energía solar. Video sobre como construir un panel solar:
Read more →

Como fabricar un Electroscopio Casero?


El electroscopio, un artefacto sencillo y económico, fue concebido para detectar la presencia de cargas eléctricas estáticas o también conocidas como cargas electrostáticas. Fabricar un electroscopio casero sencillo y con materiales cotidianos.
 * Frasco de vidrio
* Trozo de alambre de cobre
* Cinta adhesiva
* Papel aluminio

La tapa del frasco debe ser plástica o de otro material, pero no metálica. En ese caso, deberás hacer una tapa como se muestra en el video. Primero haces un pequeño orificio en la tapa, para que pueda pasar el alambre. Luego de introducirlo por allí, haces un gancho en la parte inferior, y en la superior, una espiral. Ahora debes cortar dos trozos de papel aluminio, con un tamaño aproximado de 4 por 2 centímetros. Los mismos no deben ser muy grandes, para que su peso sea despreciable. Realiza un pequeño orificio en la parte superior de cada trozo. Eso te permitirá colgarlos en el gancho. Coloca la tapa en el frasco, y listo! Al acercar cuerpos cargados, las hojuelas se separarán.

Electroscopio Casero 
 
 

Como sabemos, las cargas eléctricas de igual signo se repelen, mientras que las de signo opuesto se atraen. Cuando acercamos un objeto cargado a nuestro electroscopio casero, lo estamos también cargando a él por un fenómeno llamado inducción electrostática. El alambre de cobre y el papel aluminio son ambos conductores, de modo que las hojuelas terminan también cargándose. Como ambas tienen la misma carga eléctrica, y su peso es despreciable, la fuerza de repulsión entre una y otra las terminan separando. Ahora puedes usar tu imaginación para realizar cientos de experimentos de física con tu electroscopio, como determinar que objetos se cargan y cuales no, cuales se cargan mas que otros, etc.
Read more →

Cómo fabricar biodiésel casero?

Cómo fabricar biodiésel casero 



 Desde hace siete años, José Manuel Cano rara vez se detiene con su coche en una gasolinera. “Solo en alguna ocasión que estaba en la reserva y tenía mucha prisa, pero para echar únicamente 10 euros con los que salir del apuro”, cuenta este murciano. Para qué pararse en un surtidor, si en casa tiene su propia biogasolinera. Él mismo fabrica el biodiésel con el que llena el depósito de su coche a partir de aceite usado de las frituras. Aficionado a los experimentos, empezó haciendo una pequeña prueba con aceite nuevo sin creérselo demasiado. Echó un poco de aceite de girasol en un vaso y preparó el reactivo: metanol con hidróxido sódico (NaOH, también conocido como sosa caústica), que forman metóxido sódico. “Esto hay que manejarlo con cuidado, es inflamable, tóxico y corrosivo”, advierte el murciano. Tras juntarlo todo con precaución, removió la mezcla con una cuchara de acero durante varios minutos y luego la dejó reposar. Al cabo de una hora, ya tenía carburante para el coche: En la parte superior del vaso estaba el biodiésel y en el fondo había quedado la glicerina. Siete años después, en lugar del vaso utiliza en un patio de su casa un reactor para 150 litros de biodiésel. Aunque tiene sus riesgos, el proceso es bastante sencillo y existe mucha información detallada en Internet. El siguiente paso de Cano tras probar con aceite nuevo era intentarlo con el aceite usado. Esto resulta un poco más complicado, pero obviamente es también mucho más interesante. En este caso, la materia prima no depende de cultivos que puedan competir con alimentos, como puede suceder con otros biocarburantes, sino que se trata de un residuo: el aceite de las freidoras o de las sartenes. El propio Cano describe también en Internet el proceso seguido. Lo primero con el aceite usado es filtrarlo para retirar los restos de alimentos y calentarlo para quitar el agua que pueda contener. Luego hay que preparar el metóxido extremando las precauciones. Antes de llegar al actual tanque de 150 litros, este murciano se construyó primero un pequeño reactor hermético para trabajar de forma más segura con un bote de pintura, un motor-bomba de una lavadora y una resistencia eléctrica. De esta forma, una vez juntado el metóxido con el aceite usado podía mantener la temperatura requerida y remover bien la mezcla sin que se escapasen vapores tóxicos. Como en la prueba con el vaso, durante el proceso –llamado de transesterificación– los ácidos grasos se separan de la glicerina y el metanol se une a ellos para obtener el biodiésel. Ya sólo queda un último paso: lavar ese biocarburante con agua para eliminar los restos de otros compuestos. Con los coches actuales no hay que realizar ningún cambio para poder utilizar biodiésel. Pero hay que pensárselo un par de veces antes de meter en el depósito un biocarburante fabricado por uno mismo con aceite de freidora. Cano probó primero con una mezcla pequeña cercana al 10%: añadió a 20 litros de gasóleo en el depósito de su automóvil dos litros de su biodiésel casero. Arrancó el coche y empezó a moverse por su barrio. ¿Resultado? El carburante que echa hoy en su automóvil es 100% biodiésel. “Nunca he tenido un problema mecánico, es maravilloso”, cuenta por teléfono este entusiasta del biocarburante casero, que ha estimado que el biodiésel que fabrica en casa le sale a 18 céntimos el litro. Según explica, lo más complicado es conseguir un suministro estable de aceite usado: Algún bar o restaurante que le ceda suficiente materia prima de forma regular. Claro que tampoco es necesario asumir riesgos preparando el combustible en casa. Como explica APPA Biocarburantes, en 2010 se fabricaron de forma industrial en España 196.000 toneladas de este tipo de biocarburante elaborado a partir de aceites usados, lo que supone cerca del 20% de todo el biodiésel producido en el país. “Cualquiera puede fabricarlo en la cocina de su casa, la transesterificación es fácil y está todo en Internet, pero lo que es ya más complicado es que cumpla con la normativa de calidad, la N14214, exigida para su venta al público”, incide Miguel Vila, consejero delegado de Stocks del Vallés, el principal fabricante de este tipo de biodiésel en el país. El proceso seguido por esta empresa catalana emplea hidróxido de potasio (KOH) para la transesterificación, además resulta algo más complicado por utilizar, aparte de aceite usado, grasas animales. Como explica Vila, para conseguir el suministro de aceite usado de fritura tienen que comprar a empresas de recogida de toda España y de países como Francia. No hay suficiente y la demanda es muy grande. “Todavía se podría recuperar mucho más”, incide el consejero delegado de Stocks del Vallés, que cuenta como su precio se ha disparado. "Ya se paga casi tanto por el aceite usado como por algunos aceites crudos", asegura Vila. Según la empresa de recogida de este residuo Cavisa-Recicla, la tonelada de aceite usado, ya limpio y tratado, cuesta entre 750 y 800 euros. Un precio ya cercano a los 900 euros de la tonelada de aceite de soja o a los 1.000 euros de la tonelada de aceite de girasol. Demasiado valioso para ser tirado por el desagüe de la cocina.
Read more →

License Creative commons

Licenza Creative Commons
Quest'opera è distribuita con Licenza Creative Commons Attribuzione 3.0 Unported.